20 abril 2007



LAS CIEN PARA RAJOY

Como prometí aquí estoy. Y como esperaba no me ha sorprendido nada. A destacar una frase: “Me tiene extrañado con su comportamiento de hoy señor Rajoy”. Una buena observación teniendo en cuenta el tono habitual que usa en los debates parlamentarios.

Alguien hizo una buena pregunta ¿Qué le parece el ejemplo que dan los políticos en el parlamento? Incluso apostilló que rayaba en la falta de respeto y de buena educación. Para este tema haría un programa aparte, con presencia de ambos y con documentación de archivo. Para que vieran a lo que nos tienen sometidos día a día.

Algunas preguntas no me han gustado. En concreto las de la guerra de Irak y las del trágico atentado. ¿Por qué? Porque eran de fácil solución y con cintura dialéctica ha salido del paso sin resentirse.

Por lo demás, muy buenos principios y muy buenas intenciones. Lo que todas las “personas normales” gustan oír.

Algo me ha llamado la atención. Una señora se ha declarado contraria a una nueva asignatura, algo así, como “comportamiento ciudadano o cívico”. Pues yo, si la veo importante. Tal vez, las nuevas generaciones se comporten con el debido respeto hacia los demás. Independientemente de creencias e ideologías. Esto tan sencillo y aparentemente simple, puede hasta salvar vidas. Porque señor Rajoy, el profesor de matemáticas entre suma y suma no puede dar clases de comportamiento social.

Me ha gustado que no haya prometido nada, ya es algo. Se lo habrán dicho sus asesores. Mira Mariano, conforme están las cosas, ni se te ocurra prometer nada, que los españoles ya no creen en “duendes”. Por esta misma razón también me ha disgustado la falta de compromiso político. Ha conseguido pasar sin pena ni gloria como hizo su colega y antecesor en el programa. Es mas, incluso ambos han reconocido aciertos y errores, y hasta se han echado flores. ¡AH! La misma sonrisa de alivio al final.

Realmente, yo, declararía un empate técnico.

Ahora todos satisfechos. Los unos y los otros. Las consecuencias el tiempo lo dirá. Bastante será que se den cuenta de lo que realmente nos preocupa y toquen suelo. Desde luego y algo muy importante para ellos es que ni han perdido ni ganado votos. Ahora la piedra esta en nuestro tejado. En nuestra mano esta el destino de nuestro país, en que realmente seamos nosotros la eterna oposición para ambas ideologías, seamos o no partidarios de ellas. Eso indicara que nos lleva la razón.
Aquí, os dejo la frase de un miembro del PARLAMENTO, el foro del blog. Su autor “pelotxo” (no es vasco)

…”En fin así vamos, yo incrédulo de mi, creía que la política era discutir las cosas hasta llegar a un consenso, y para eso todo el mundo tiene que ceder algo.”…

Creo que esta frase lo resume todo y es un buen final.

Mañana volveré con la “resaca de las 100”, aunque imagino será estéril como la anterior.

Un saludo, y hasta mañana.

3 comentarios:

Hija de la luna dijo...

¿¿Crees que realmente la piedra está en nuestro tejado?? Yo no lo creo... Desde hace años he creído que la política es un teatro... donde cada uno mueve los hilos de sus marionetas... y estas, creo que somos nosotros...

En fin... que yo si creo en los duendes jajajajaja ;-)

Un besito

Carlos dijo...

Muy buen artículo y bien expresado. Tal vez le interese EL ARTE DE LA VENTAJA, libro virtual para descargar en

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Mas libros en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Un saludo

carlos63 dijo...

Hola hija de la luna, sigue creyendo en duendes mientras puedas, son un simbolo de esperanza. Y eso siempre esta bien.

En cuanto a Carlos gracias por tu comentario. Y ten por seguro que veré el libro. Aunque te advierto que soy dificil de convencer. Llevo en la venta tantos años que llevaba la corbata con goma e iba con mi padre. Y aunque nunca he sido un ventajista, espero sacar buenos consejos. Un saludo.