05 mayo 2008

AVENTURA EN EL METRO.



Era una tarde de finales de Abril, soleada y con una agradable temperatura primaveral. Había cogido el metro a las 16:47. Tenía suerte, nada más entrar, sitio libre.
Tome asiento, estaba cansado, me había levantado a las seis de la mañana y casi todas las horas de pie, se añadía la somnolencia de la digestión.

Al sentarme me acorde del inepto que diseño los asientos. No hay forma de coger la “posturita” para estar cómodo, salvo que estés gordito. Pensé, este tipo se salto las clases de ergonomía, seguro que cobra un sueldo de narices y viajara en un Mercedes.


Después de unas paradas y sumido en mis pensamientos, dejamos el subsuelo y salimos al exterior, ya fuera de la ciudad.


De forma casi inmediata, se nubla el ambiente y pienso, “joder que modorra, veo borroso”. Pero otro sentido, el del olfato, me saca de la confusión. Se añade un olor a chamusquina eléctrica.


Algún pasajero empieza a toser, algunos reaccionamos pues el conductor no se da por enterado.
Alguien dice, rompamos un cristal. Le hacemos caso ya que es el único que se ha tomado la molestia de dar una idea rápida.


Nos ponemos a buscar el clásico martillo para romper la ventana de emergencia. No lo encuentran.


Yo no me muevo. Sabía que lo había visto en algún sitio, uno de esos días que vas aburrido y lees todos los cartelitos del vagón, hasta los “made in” de los componentes del metro. Pienso rápido, pues el humo empieza a molestar.


De pronto y ante el asombro de los asustados viajeros, rompo a reír a carcajada limpia. Algunos piensan que es motivo de los nervios, pero no. Sencillamente acababa de recordar donde estaba el martillito de marras y la leyenda que lucía en el.



Todos siguen mirando incrédulos mi reacción y como única respuesta digo “lleva alguien un martillo” y señalo hacia el techo con mi dedo índice. Todos dirigen la mirada en la dirección que les señalo.





En ese momento, todos se quedan sin palabras. Seguro que algunos empiezan a comprender mi reacción. En la intersección del techo con la pared del vagón se encuentra el dicho artilugio que será el responsable de nuestra salvación. En esta imagen podéis verlo.


O sea, el martillo que rompe los cristales está detrás de un cristal ¿¿¿…???,


y no solo eso, sino que además esta alto (como a 1.80 o 1.90 m. del suelo), con el coge manos a unos 20 ó 30 centímetros del dichoso cristal. Yo con la mano no, desde luego, con el pie no llegamos ninguno y con las suelas de goma colgándonos, no hay espacio para romperlo. Vemos a una señora con unos preciosos zapatos de tacón, pero dice que no, que son italianos y le han costado 200 €.



Todos están perdiendo los nervios. No es mi caso, prefiero pensar y buscar otra solución. Me doy cuenta que me he dejado llevar por la situación. Hay algo que siempre había deseado hacer y nunca había tenido la oportunidad.



La famosa “Palanca roja” de emergencia de los trenes, siempre quería saber que ocurría si la accionaba.


No dije nada, no quería que nadie me robara ese momento de dicha, quería ser yo el que accionara la dichosa palanquita roja y saber, por fin, lo que iba a ocurrir. Además, el humo ya era denso y hacia el aire irrespirable.



En ese momento, oí una voz grabada, con sonido metálico que decía “Próxima parada Meliana”.


De pronto, me oí a mi mismo decir “hostia que me paso”. De un salto me plante ante la puerta y entonces si me pareció que algún pasajero esbozaba una sonrisa en su boca.



Baje titubeante al andén de la estación, “argg que dolor de espalda” y volví a acordarme del imbécil que había diseñado los dichosos asientos y por supuesto del inútil que había diseñado el sistema de seguridad, ese no se había saltado ninguna clase, ese ni había ido el mamón, seguro que saco el titulo por correspondencia.



Aunque realmente lo que más me fastidio fue la voz metálica que salía del altavoz. Ella y solo ella, había frustrado mi más vieja ilusión desde que subí a un tren. Tirar de la palanca roja.



Encogí mis mal trechos hombros, y dirigiéndome a mi trabajo pensé: otra vez será.



MORALEJA, para viajar seguro en el metro, lleva contigo un martillo para romper el cristal y acceder al martillo rompecristales.


Saludos.

14 comentarios:

juan rafael dijo...

Una crónica intensa. Imagino que se bajarían todos en esa parada o es que estaban acostumbrados a las discotecas?

carlos63 dijo...

No hombre, no, ja, ja, ja. todo pura ficción. Era para criticar las necedades con las que habitualmente nos encontramos, como el dichoso cartel.

Luni dijo...

jajajajajajjaajaajajaajaja la leche!!! ya no vuelvo a viajar en el metro a no ser que use takonazos de los chinos!!! y tranquilo carlitos en una de estas nos tomamos dos birritas y nos vamos a tirar de la palanquita... no te jode!! te vas a quedar tu con las ganas de saber que se siente...

Y un webo!!!
jajajaja
Muuuuuuuuuuuuám

Vitalweb dijo...

jajajaja

Q bueno.

Enhorabuena por tu blog

carlos63 dijo...

Luni lo de las birritas dalo por hecho, ja, ja, ja.

Silvia gracias por tu visita, me alegro de que te haya gustado.

Saludos.

Anónimo dijo...

Me lo he creido todo, si no es verdad, eres un literato total...
y encima me ha gustado

carlos63 dijo...

El final es que me habia quedado dormido, es una critica a la seguridad basica del metro, y a la comodidad, ja,ja,ja. Eso si va de P.M.

Mariano Planells dijo...

A pesar de tu humor pone los pelos de punta.
Saludos.

Mescalino dijo...

Pues porque he leído en los comentarios que era ficción porque me lo había creído absolutamente todo.

De todas formas voy a iniciar la campaña "ningún viajero sin martillo".

Un abrazo!

Jenny dijo...

Hasta entrar a los comentarios me la había creído. Pensaba: Pobre Carlos que malarato en el tren. Me alegro que haya sido una critica y nunca olvidaré lo del martillos.

Muy bueno tu sentido del humor :)

Un abrazo.

carlos63 dijo...

Vaya yo pensaba que al final quedaba claro que me habia dormido, ja, ja, ja, se ve que os puse en tensión, no me extraña con tanta tragedia como hay...

Saludos.

Beatrice dijo...

Jajajaja q buenooo eresss!!!
Sabía q era ficción y me lo he pasado genial recreandome con tu sueño (bueno yo al menos lo pillé a la primera)
Me gusta tu forma de escribir, y como el anterior me gustó quise leer el segundo.
¡Gracias por tu visita! De verdad ha sido muy agradable leerte, volveré en mas ocasiones.
Un cordial saludo
(Soy Beatrice la del Pazo jajajaja)

carlos63 dijo...

¡¡¡POR FIN!!! Alguien me entiende a la primera, gracias beatrice estaba algo desolado, ya pensaba que mi redacción no era la mas correcta (bueno no lo se, ja, ja, ja)

Ten por seguro que te volvere a visitar, me encanto tu perfecta adecuacion de los chistes a la critica de la realidad.

Un abrazo.

Beatrice dijo...

¡Buenos días!
Volví por si habías publicado algo nuevo.
Tengo prisa, pero volveré otro día con mas calma para leer entradas mas antiguas.
Ah! por cierto te he descontado un punto visita ;)
Un cordial saludo y feliz fin de semana!
Beatrice la del Pazo
(me gusta mi nueva firma jajajaja)