28 febrero 2010

DESPUES DE LA TORMENTA VIENE LA CALMA



Después de la tormenta viene la calma, esta saliendo el sol mientras machaco mi teclado. Es una tarde placida, todo transcurre con normalidad. No hay prisas y todo a mí alrededor esta tranquilo, incluso las personas. Solo hay una pega, siempre tiene que haberla, me he dejado el cacharrito del Bluetooht y no puedo conectarme a la red. No pillo ninguna red libre con la suficiente potencia, pero bueno al menos escribo estas líneas. De otra forma estaría facebookeando, o navegando por algún rincón.

La gente empieza a llegar, la mayoría mujeres de cierta edad, la maquina de los cortaditos descafeinados empieza a funcionar. De momento he tenido suerte, no han encendido el molinillo de café. El sonido más infernal de cualquier cafetería o bar.

No se para que hablo, ya esta funcionando. ¿Por qué siempre me toca a mí?, es un sonido que aborrezco, parece que lleve una luz en la cara que les recuerde que lo han de encender. Espero que dure poco. Ya, menos mal.

Me acabo de poner el móvil con música para abstraerme un poco, el murmullo de las señoras me han sacado de mi aislamiento. En ocasiones, la soledad es una buena compañera. Te permite escucharte con mayor claridad.

Todo lo que me rodea, las prisas, los problemas, míos y ajenos, me separan de mi mismo. Hacen que me de la sensación que me pierdo algo de mi. Ese tiempo precioso que, con las obligaciones, se va perdiendo y que te permite poner algo de orden en tus ideas. Antes lo cogía al meterme en la cama, ahora no. Estoy tan cansado que lo dejo para el día siguiente y solo quiero dormir.

Así van pasando los días, mañana, mañana, y nunca llega el momento. Esta falta de tiempo y la experiencia si me ha llevado a una lección positiva.

No perder el tiempo con quien no lo merezca, os restara un tiempo precioso para vosotros. Ahorrareis energía y podréis centraros en metas más dignas y saludables para uno mismo.

Hay personas y situaciones que son estériles a cualquier entendimiento o solución. Con lo cual pasar pagina, a cada “cerdo le llega su San Martín”. Si lo dice el refranero, no lo dudéis. No hace falta estar para verlo, ni siquiera estar pendiente por ello. Deja que tu vida fluya con la mayor paz posible y que la de los demás fluya hacia su destino. En el fondo, si cada uno oye su conciencia sabra a donde va, aunque algunos hacen oidos sordos para no oir lo que no quieren.

Os habeis dado cuenta como escucha mucha gente. Tienen un oido selectivo, solo les vale escuchar lo que quieren oir, lo que no, o es una agresión, o por un oido les entra y el por el otro les sale. Lo dicho seres esteriles. Y ya no se si son mas sordos que ciegos, pero en cualquier caso si los detectais separaros de ellos. Ya sabeis ese otro refran, “no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oir”

Por un concepto que he aprendido hoy ciertamente interesante, en el blog de Erisada, mi cubata se ha acabado, esta anocheciendo y yo casi he terminado. Es hora de volver a casa y editar esta entrada para compartirla con vosotros.

Espero que hayais pasado un buen fin de semana, al menos tan tranquilo y sosegado como el mio. Bueno, pensandolo bien si habeis estado de fiesta y os lo habeis pasado de muerte, mejor que mejor, ja, ja, ja.

Un saludo a tod@s.

11 comentarios:

Európides dijo...

Hola Carlos.

Hace reflexionar este post y me quedo con la frase de "No perder tiempo con quien no lo merezca", aunque claro, a veces, los que tratamos temas en los que la mitad no está de acuerdo, lo tenemos más difícil, pero sí, la solución es esa, el dejarlos sin seguir dando nuestra opinión, pues para más inri, apenas nos escuchan.

Y particularmente rechazo a aquellos que cuando no tienen razón o palabras para réplica, utilizan descalificativos o insultos, por lo que ante eso, ¿para qué contestar?

Un abracete.

Ana Laura dijo...

Pues está muy bueno que entre todo ese trajín te puedas tomar el tiempo de sentarte en una cafetería, tranquilo, mientras la vida sigue a tu alrededor (máquina de moler café incluída), está muy bien incluso que no te hayas podido conectar (no sé a ti, pero a mí a veces a red me atrapa y no hago nada más) así te puedes tomar el tiempo también de escribir esta entrada para que nosotros la disfrutemos.

Me voy de acá a visitar otras entradas tuyas que seguro son igual de interesantes, ¡un saludo grande y muchas gracias por visitar mi blog!

CreatiBea dijo...

Buena reflexión. Yo también me quedo con "no perder el tiempo con quien no lo merezca" es algo que hago ( o intento hacer) desde hace tiempo...

Gracias

juan rafael dijo...

¡Que momentos de relax tan necesarios! Y ver como las palabras pasan entre los occipitales y se quedan o no. Aprovecha, que los niños ya tienen unas ganas de echar petardos...

carlos63 dijo...

Pues si Európides, como se suele decir no hay "pedir peras al olmo", pá que pair pá ná...

Ana es imprescindible buscar ese momento, aunque fuera de una horita. Estoy muy agusto con mi mujer y mis niñas, pero...hace falta reflexión de vez en cuando.

Si CreatiBea es mejor, además suelen traer disgustos en los que no vale la pena verse envuelto.

Su Juan Rafael ya mismo tenemos el pam pim pun cada 5 segundos y abstraerse va ha ser dificil. En cualquier caso fallas son fallas.

Saludos y un abrazo a tod@s.

carlos63 dijo...

Por cierto Ana Laura, me acabo de dar cuenta que no habia hecho el elace a tu entrada de la serendepia. Me resulto muy interesante. Ya esta solucionado.

josepin dijo...

Muy bueno el post, de vez en cuando se agradece leer algo sosegado.

pelotxo dijo...

Momentos de lucidez y reflexion muy necesarios , como tu bien dices, y llegar a ese tono de madurez que expresas ya es todo un logro.
un abrazo amigo

Jenny dijo...

Vienen bien estos pequeños momentos de soledad y de calma.

Un abrazo Carlos.

MOSSET dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MOSSET dijo...

Me ha gustado mucho Carlos, sobre todo cuando hablas de el molinillo de café, ese maldito molinillo, nunca me acostumbrare ah el, yo por lo menos soy de los que se preocupa por lograr el mejor ambiente y tranquilo posible, aunque cuando vienes tu tranquilidad poca...jeje pero vamos que intento moler café cuando no le molesta a nadie, habrá que pensar en traer molinillos silenciosos o encerrarlos en el almacén...jeje
un abrazo Carlos y gracias por tus comentarios en el blog, por lo menos alguien escribe jajajaja. un abrazo.