22 agosto 2010

ESPERANZA DE VIDA

Hola de nuevo, con la pereza consabida resultante del verano.

Muchas veces veo o escucho noticias de otras culturas o países que me llaman poderosamente la atención. Bien por su crudeza o por el choque que supone respecto a nuestra cultura. Hechos que a veces nos resultan incomprensibles o incluso cometemos el error de juzgarlos bajo nuestro punto de vista. Gran error por nuestra parte, para juzgar algo hay que conocer su cultura, su sociedad y su entorno. Por lo general, no nos documentamos lo suficiente antes de emitir un juicio, no nos molestamos, lo lanzamos y listo. A poco que pensemos, lo hacemos incluso con cualquiera que se nos cruce por delante.

Uno de los primeros pasos en mi documentación, es un dato en el que no solemos reparar, “La esperanza de vida” del país en cuestión.


Es un dato muy significativo y esclarecedor para entender el comportamiento de otras culturas.

No se si sabréis que un pequeño rincón de Africa, en Suazilandia, la esperanza de vida es de 33,21 años.  Esta varia según las fuentes, en Wikipedia se puede encontrar hasta 3 datos diferentes, pero en cualquier caso la esperanza más baja.

Este dato, nos puede dar una idea de la situación y comportamiento de estos habitantes y las condiciones económico-sanitarias que sufren, que luego lógicamente conviene documentar, al igual que su situación política, guerras u otros conflictos.

Después vienen los planteamientos, las preguntas y respuestas previas a cualquier juicio.

¿Qué haríamos si supiéramos que tenemos 33 ó incluso 40 años de vida? A estos habría que descontarles unos 10 de tercera edad, cuyo estado será lamentable teniendo las condiciones de vida que soportan.

¿En que tendrán tiempo de pensar mientras sobreviven y buscan su comida diaria si llega?

¿Cómo no se van a casar a los 12 años si en 15 más comenzaran a ser viejas o a lo mejor han muerto por una carente asistencia médica?

¿Para que se van a plantear el dudar de la religión, que pérdida de tiempo, no?

¿Cómo van a conseguir una estabilidad económica? Nosotros necesitamos el doble de vida y aun así no lo conseguimos.

¿Qué puede valer una vida tan corta y con tanta necesidad? Seguro que muchos de nosotros preferiríamos esta muertos.

Después de estas y muchas mas preguntas mido mucho mis juicios. Otra cosa es que estos comportamientos se extiendan o se exporten a nuestros países donde las condiciones cambian radicalmente. ¿Pero como hacérselo entender si es lo que han aprendido generación tras generación?

Queda mucho que hacer para que las cosas cambien y dudo seriamente que algún día se pueda cambiar algo.

Aquí os dejo un enlace a un listado de ESPERANZA DE VIDA de muchos países. Resulta curioso y esclarecedor darle un vistazo.

5 comentarios:

José GDF dijo...

Y algunos quejándonos porque mañana empezamos a trabajar tras unas vacaciones, mientras que estas personas no tienen un solo día de descanso en toda su corta vida. Cada minuto lo emplean en sobrevivir.

¿A veces no te planteas que no nos merecemos ni quejarnos siquiera?

carlos63 dijo...

Si, así es. A mi me ha ocurrido muchas veces que cuando estaba muy jodido, ese día se cruzaba en mi camino alguien que estaba peor que yo. Esto me jode a veces, ya que me quita el derecho a quejarme y a estar depre viendo que otro se podia quejar con mas razón que yo.

CreatiBea dijo...

Siempre pienso que soy muy afortunada, y,aunque me quejo a veces (como todos) procuro pensar el los que están infinitamente peor que yo.

Muy buena entrada, y buenas reflexiones.

Un abrazo.

Andrés dijo...

Es increíble que la mayoría se concentren en África. Está claro que en este mundo nos lo hemos montado para que la felicidad de unos, sea la pobreza de otros.

Si ayudáramos a reconstruir países educando, seguro que la sanidad y otros factores como el SIDA, podrían ser mejorados.

Pero no sé, poca fe le doy ya a que la humanidad se arregle.

Y como decía en los comentarios de arriba, no somos nadie para quejarnos.

Saludos.

carlos63 dijo...

Si Bea somos realmente afortunados, mas cuando miro a mis hijas y pienso que seria de ellas de haber nacido en otros países.

Andrés por desgracia comparto tu pesimismo en el arreglo de estos problemas, sobre todo por los intereses creados alrededor de estas desgracias.

Saludos.