13 diciembre 2010

CUIDADO CON LA POLI



Si, ¡Cuidado con la policía!

No se si es por mi ignorancia o por mi intoxicación de las múltiples series de la televisión.  Aunque se me ocurre otra idea, el mal funcionamiento y falta de preparación de los que se encuentran al mando de la misma.

Os preguntareis a que viene esto, pues allá voy.

Lo que me ha inspirado esta entrada ha sido la última operación abierta contra el dopaje del deporte español. Por cierto parece que estamos en el “Sextenio de las Operaciones” y curiosamente ninguna afecta a personajes afines a la ideología que nos gobierna.

Puntualizaciones aparte, no entiendo la labor policial y la de los jueces. Abren una investigación de meses, redactan informes con miles de folios y llegado un punto alguien (¿el juez?) decide la detención de los supuestos implicados.

Hasta ahí todo parece correcto y a partir de este punto es cuando aparecen mis dudas.

Después de tantos informes como se puede detener a alguien y tras un mero interrogatorio dejarlo libre y sin cargos. Esto me parece un abuso sobre nuestros derechos. Esto supone poner en duda la credibilidad y honorabilidad de un inocente.

Además hay algo que desprecio y que me encoleriza, algo que llaman “filtraciones”. ¿Por qué?, por varios motivos.

Uno de ellos es porque es una violación “al secreto del sumario” y otro, porque siempre son interesadas y se sacan de su contexto creando un juicio paralelo sobre el “presunto inocente” pasando a ser “presunto culpable” además de constituir un delito en sí, entorpecen las diligencias y en algunos casos permiten la liberación del culpable.

Otro dato que me intranquiliza es que nunca hay culpables en estas filtraciones. Lo cual me lleva a dos conclusiones; o bien no se investiga, o bien se permiten buscando algún oscuro fin.

Otro dato escalofriante es como los medios están en el sitio justo y en el momento justo de la detención. ¿Qué se pretende con estos chivatazos y quien los da?, desde luego no parece nada limpio. Cada uno que opine lo que quiera y lo que le dicte su razón.

Dejare clara mi postura para evitar que se me mal interprete. Soy partidario del cumplimiento integro de las penas. Me produce vergüenza ajena cuando dictan una sentencia de 300 años para cumplir cinco y más cuando una muerte le sale tan barata a un asesino, recordemos a Juana de Chaos.

Me da igual que se pague en trajes o en reformas en casa, el que sea culpable que lo pague, pero si estamos en un estado de derecho que así sea.

Cualquier día por pasar por donde no debo o conocer a quien tampoco debo me puedo ver esposado y con mis derechos pisoteados, yo o cualquiera de vosotros.
Lo que parece estar claro es que la policía y la justicia están totalmente politizadas mas parecen un arma de ataque que de defensa y siempre al servicio de quien gobierna. La historia así lo ha demostrado hasta ahora; y mucho me temo que si las próximas elecciones las gana el PP pasaremos un cuatrienio de “Operaciones” pero en sentido contrario.

La labor de la policía y de la justicia debería estar por encima de lo anteriormente expuesto, es mas deberían ser los valedores de nuestra libertad y defensores de los abusos que los distintos gobiernos puedan cometer.

Menos mal que al principio no dije nada de ser breve, aunque juro que esa era mi intención, jajaja.

Saludos.

6 comentarios:

juan rafael dijo...

Por supuesto que hay que tener cuidado con ella, y tampoco a tan gran escala. Si van de recaudadores son como ladrones de guante blanco amparados legalmente.

José GDF dijo...

Juan Rafael se refiere, sin duda, a que no puedes ni parar un minuto con el coche a esperar a alguien con quien has quedado. En seguida se te echan encima los "municipales". Y como aparques mal, aunque sea un minuto, ya tienes la grúa encima.

Luego tienes al típico que va haciendo carreras en la ciudad, parando en medio de la calle para charlar con sus colegas, entrando antes de hora en las rotondas o haciéndolas mal, saltándose semáforos o pitándote para que te los saltes en rojo porque ellos quieran... ¿Y donde está la policía entonces?

Si pasan estas cosas a esta escala, ¿cómo no van a pasar cosas peores a mayor escala?

Fátima Ortiz dijo...

La verdad es que no entiendo cómo narices funciona el código penal ni a quienes dictaminan las leyes o las hacen cumplir.
Tampoco comprendo que a alguien que comete un asesinato le caen menos años que a otro individuo que comete un hurto menor, ni que decir tiene los que roban cantidades desorbitadas.

Un saludo.

Andrés dijo...

Lo que has explicado es simplemente un reflejo de la injusticia que vivimos. Es triste, pero cierto.

Saludos.

EL HEREJE dijo...

A mmi lo que no me queda claro, es por que la policía se puede meter con un deportista por consumo de drogas, cuando no puede hacerlo con un toxicómano, pues lo que está penado es el tráfico, no el consumo. Otra cosa es que la federación eche a ese deportista dopado, pero ¿La policia?

carlos63 dijo...

La verdad es que como comentais nada funciona como deberia y lo hace de una forma incomprensible, desde la ley a su aplicación. Todo se hace de forma desproporcionada.

Saludos.