19 junio 2011

DE SIMPATICO A REMATADO IMBECIL.




Mi hija mayor, al igual que a mi, nos gustan las indirectas, las bromas y la ironía. Con el paso del tiempo y si no te dejas llevar por el ego aprendes a encontrar un limite. A mi niña siempre le digo: "Cuando uno es bromista y simpático es fundamental saber llegar a un limite. Si lo sobrepasas, pasas de ser un simpático a un rematado imbécil"

Todos sabéis de mi simpatía hacia el movimiento 15M, pero para mi ha sobrepasado el limite al que antes me refería.

Si en un principio, de alguna forma, me sentía representado AHORA NO.


Desde hace algún tiempo han olvidado que se han producido unas elecciones y hay que respetar a la mayoría. No se puede impedir el transcurrir de los resultados.

Si bien se ha criticado muchas veces que la mayoría oprime a la minoría, yo entre ellos, ahora parece que estamos en el reinado de las minorías que adoptando el papel de victimas históricas (no hablo de las del franquismo), se han otorgado el derecho de imponer sus criterios a la mayoría.

No nombrare a esas minorías porque algunos que se “la cogen con papel de fumar para ir a mear” me tacharían de ir en contra de ellas y nada más lejos de la realidad. Lo único de lo que estoy harto es que ellas carguen contra mí. No tengo la culpa de ser un tipo vulgar sin ninguna característica que me haga especial sobre los demás. Parece que la gente del “montón” carezcamos de derechos de ningún tipo y si se regula algo se regula para los demás. Por desgracia hace años que los individuos vulgares no obtenemos ningún tipo de beneficio, mas bien al contrario.

A lo que iba, hoy 19 J hay convocada una manifestación en 60 ciudades de toda España, a esta no pienso asistir. Esto ya me parece demagogia y de esa “señorita” estoy hasta los mismísimos. Espero que les vaya bien, no esta demás que se proteste pero que recuerden que siguen sin ser una mayoría y que no tergiversen los datos como hacen contra los que se manifiestan.



Como siempre esto es una opinión personal pero parece que el tiempo en mayor o menor medida me ha ido dando la razón, no obstante que cada uno actúe o piense lo que quiera para eso estamos en una democracia. Ser libre como se pretende es difícil, muy difícil. La mayoría de las veces no opinamos ni pensamos libremente, solo decimos lo que nos ha sido inculcado sin más análisis que el de nuestras tripas.

Saludos.

3 comentarios:

Verónica Marsá dijo...

Ese es el argumento que yo defendía. Nada tiene razón de ser si no se es mayoría y, en este caso, todo este país de vagos y cobardes, debería haberse platado. Entonces, otro gallo hubiera cantado...

Un abrazo, amigo. Sin sulfurarse, te mando una botellita de vino fresco y unas berengenas a la griega que eso siempre aletarga los ánimos.

Martha Colmenares dijo...

Me gustó leer tu reflexión. Interesante, creo que contrasta con una muy personal, por cierto, está ahora publicada en Minuto Digital.
Abrazos

carlos63 dijo...

Bueno en un principio creo que si reflejaba un sentimiento mayoritario, pero la evolución no ha sido buena para el movimiento. Sin una evolución rápida la intoxicación era inevitable.

Hola Martha, leído tu articulo creo que no diferimos tanto.

Besos a las dos.