04 septiembre 2011

¿ESTO…? PARA IR POR CASA.


Cuantas veces hemos oído ¿Esto…? Noooo, no lo tires, para ir por casa esta bien. Primero lo oímos de nuestros padres, después un día nos sorprendemos escuchando la frase en nuestros labios.

Si ahora te levantas y vas al armario lo veras invadido por estas prendas poco mas que irreverentes. Colores, estampados y estilos con los que no bajaríamos ni la basura a la puerta de casa. ¿Y si nos cruzamos con alguien en el ascensor?, jajaja.

Parece que no tuviéramos espejos en casa, o sabiendo la triste y espantosa imagen que vamos a ofrecer hacemos lo posible por evitarlo.

La cuestión es que vamos perdiendo el poco pudor que nos queda y nos ponemos lo primero que pillamos. Una camiseta de publicidad de una empresa de fertilizantes color butano y un pantalón salido de quien sabe donde, ¿algún hermano? ¿Un regalo de dudoso gusto?...Luego coronamos el conjunto con unas flamantes “zapatillas de ir por casa”, flamantes al principio de temporada claro porque los meses van pasando, y el pelo ¿Qué?



"Foto tomada de Google, lo digo porque las mías están mas nuevas, jajaja"

Todos preocupados por estar guapos por la calle y en el trabajo y ZASSS entramos por la puerta de casa y nos soltamos el pelo. Parece que cruzamos la línea de meta y queremos liberarnos de la formalidad a la que nos vemos sometidos socialmente. Ni si quiera respetamos los pijamas, la parte de arriba de uno con el pantalón de otro.

Dicen “que la confianza da asco” y vaya que es cierto. Que desconsiderados somos con los seres queridos someterlos a tan deplorable visión. Lo peor es cuando todos los miembros de la familia parecen contraatacar, jajaja. De pronto se convierte en una versión hortera de la familia Adams.

Lo peor, cuando suena el timbre. “Contador del agua” se oye en el telefonillo, eso es lo primero, lo segundo decir a tu pareja: “cariño abre tu, que mira como voy” mientras desaparece por el pasillo. Te mesas el pelo en el espejo del recibidor y te consuelas pensando “que no habrá visto ya este hombre”.

Por descontado que las visitas no son bien recibidas si no llaman antes, joder no te da tiempo a cambiarte, y se puede producir el absurdo dialogo de: no contestes ni hagas ruido. Mientras esperas que no insistan demasiado o no suene el móvil. Te sabe mal, pero como les vas a abrir la puerta con esas pintas.

Luego con el tiempo nos quejamos: “Joder desde que vivo en pareja follo menos” Pues claro, si tu pareja te hubiera conocido con esa pinta hubiese salido huyendo. Como la vas a excitar con la camiseta butano, el pantalón verde Guardia Civil y las chanclas sombreadas por los pies. Por Dios, solo les falta que las llames y vengan solas, jajaja. Por no hablar de esos vestiditos de dudoso gusto que nunca entenderemos el estado de ánimo en el que se encontraba tu pareja cuando se lo compro o porque no lo tiro cuando se lo regalaron, de los pelos ni hablamos, jajaja.

Claro de novios los dos guapos, arregladitos y perfumados hasta la exageración anulando el ambientador del coche y segregando feromonas como locos y encima mas jóvenes y duros. Evidentemente pasa lo que tiene que pasar. Y lo mas importante: NO HAY ROPA DE IR POR CASA, a lo sumo braguitas y gayumbos, jejeje.

Hay “camisetas de esas de dormir” que si hubiesen ido a la Universidad tendrían 2 ó 3 carreras y encima, ¡les cogemos cariño!, a esos antídotos contra la lujuria. No, no la tires que aun vale, gritas casi ofendido. Cuando te regalan una de publicidad y la tocas como digas “es de algodón bueno” ya sabes que estará muchas noches contigo.

A veces quieres cambiar el argumento y dices: “Mira esta para cuando pinte”, como será de fea para dejarla para esos menesteres y ese final, ¡Ufffff! Lo malo es ¿Cuánto tiempo hace que no pintas?

¡UY! Voy a clasificarme el armario: Aquí las camisetas de dormir, aquí las de pintar, aquí las de ir por casa, aquí los pantalones para todo menos para pintar y aquí los de pintar. Eso es organización, jajaja. Que brutos llegamos a ser en la intimidad.

Resumiendo, que os vistáis (yo incluido) mejor “para ir por casa”, no os garantizo que las relaciones sexuales aumenten pero al menos nuestras familias sufrirán menos stress y terrores nocturnos, jajaja. No hace falta ponerse ropa de lujo para ir por casa, pero si todos guardamos la estética la convivencia será al menos más bonita. Vamos que con camiseta naranja pantalón naranja, si no lo tienes baja al chino mas próximo, jajaja.

Saludos.

11 comentarios:

José GDF dijo...

Yo me he llegado a poner este verano un pantalón verde chillón con una camiseta (de publicidad de algo) roja viva. Vamos, que si me cruzo con un daltónico bajando la basura, le da algo al hombre, ¡ja, ja, ja!

Me declaro partidario de estar cómodo en casa. Si uno no puede estarlo en su casa, aunque pequemos de horteras y cutres, ya no nos queda otro lugar. ¡Y las visitas que avisen media hora antes, que yo aviso con antelación también, que no me quiero encontrar tampoco un desfile de moda casero multicolor, ja, ja, ja!

Muy divertida esta entrada, Carlos. Y muy cierta, aunque habrá más de un@ que no reconocerá su "pecado" públicamente ;)

Un abrazo.

Silencio dijo...

jejejeje, alguna cosa sí que me suena, mi madre era especialista en "abre tú, que mra como voy...". De todas maneras, bien es cierto que cada vez las casa se quedan más pequeñas y la optimización del espacio es lo más inteligente, por lo tanto, tiendo menos a guardar todo aquello que hace años que no me pongo ; ))

¡Saludos!

Verónica Marsá dijo...

Pues yo soy de las que todo va a la basura y luego lo busco como una desesperada porque ahora me iría bien con...
Mi otra mitad todo se lo guarda para trabajar en el patio, cortar leña... cosa que hace una vez o dos al año (bueno, algunas veces más pero decirlo no hace juego con la gracia...) y guarda montones de camisetas roñosas y pantalones de pena.

Ves? Hasta en eso nos complementamos! jajajaja!

Un beso.

carlos63 dijo...

José si es primordial estar comodo en casa, el último reducto, pero un poco de decoro no esta mal, jsjaja. Ves, ves y mirate al espejo ahora, JAJAJA. Yo casi que no me miro acabo de verle la cara a mis hijas y a mi mujer, jajaja.

Silencio, o sea que poco pero selecto, ¿no?, jajaja. Seguro que un modelazo tienes, jajaja. Mi casa no es muy grande pero armarios y cajones tenemos un rato. Todo un peligro.

Veronica siempre le digo a mi mujer, "no tieres nada hasta que no haya sustituto" y así pasa lo que pasa, jajaja. Hala pon a tu marido a leer la entrada, jajaja.

Saludos a los tres.

José Núñez de Cela dijo...

JA JA JA Muy divertida entrada. Ls verdad, reflexionar sobre nuestras pintas en casa me ha hecho mucha gracia. Yo soy de los que no me paro en prendas, abro en pijama o como vaya, sin saber muy bien quien llama y me he encontrado en situaciones cómicas, aunque solo al reflexionarlo despues. saludos

ipecan dijo...

Lo peor del tema camisetas es decidir cuándo la camiseta para pintar o para realizar faenas en el campo tiene que pasar a camiseta para limpiar cristales.

Es cómo asumir que la vas a perder para siempre.

Para que luego digan que no reciclamos!!,

Saludos.

Mayo dijo...

Con un "Me Gusta", me quedo corto, Carlos.

No podemos dejar de lado al omnipresente "Chandal para todo" que algunos son de juzgado de guardia por lo feos que son y lo cómodos que vamos con ellos.jajaja

Lo que dices de la pareja, llevas razón, sobre todo cuando llevas más años con ella que con tu familia. Ya somos más que hermanos y sexualmente.......¿qué le vas a hacer a tu hermana?

Un abrazo de los de ir por casa.

carlos63 dijo...

José con los años creo que he perdido toda la verguenza, jajaja. Si tengo que abrir el responsable es el que llama, jajajaja.

ipecan muy aguda tu observación de los trapos para limpiar, jajaja, pero queria evitar un final tan triste, jajaja.

Mayo tengo un pantalon de chandal que supera con creces los 20 años, pero...le tengo un cariño que lo quemare y guardare sus cenizas, jajaja.

Saludos.

José GDF dijo...

"Si tengo que abrir el responsable es el que llama". Oye, esto me lo apunto para cuando vengan visitas inesperadas :D

carlos63 dijo...

Si, cada palo que aguante su cruz, jajaja.

Andrés dijo...

“cariño abre tu, que mira como voy” mientras desaparece por el pasillo.

Jaja, qué bueno. Yo creo que es la perfecta excusa para no tener que abrir.

Lo siento, en casa es territorio privado y creo que seguiré yendo fatalmente vestido jeje.

¿Vale la excusa de reciclar la ropa no? XD